Shinehah, El Sol

Perspectiva del Libro de Abraham #16

Uno de los términos astronómicos definidos en el Libro de Abraham es Shinehah, que se dice es el sol (Abraham 3:13). Previamente, en el Libro de Abraham el “dios de Shagreel” también es identificado como el sol (Abraham 1:9). El contexto de estos pasajes sugieren que Shagreel es un nombre o palabra caldea (semítica del noroeste) mientras que Shinehah es un nombre o palabra egipcia, aunque esto no está explícito en el texto.1 No sabemos la manera en que José Smith pretendía que se pronunciara esta palabra; si, por ejemplo, shine-hah o shi-ney-hah o de alguna otra manera.2 Como quiera que se pronuncie, al contrario de lo que afirman algunos escépticos de José Smith, 3 hay pruebas de que Shinehah es una palabra auténtica del antiguo Egipto.

Aproximadamente, al comienzo del año 2350 a. C., “las paredes de las cámaras y pasillos interiores de las antiguas pirámides egipcias fueron inscritas con una serie de rituales y sortilegios” hoy conocidos como los Textos de las Pirámides. “Estas inscripciones constituyen el conjunto más antiguo de escritos religiosos egipcios”, y más tarde fueron copiadas “en tumbas, sarcófagos, ataúdes, cajas canópicas, papiros, estelas y otros monumentos funerarios de egipcios que no pertenecían a la realeza”4. Descubiertos en 1880 y traducidos al inglés por primera vez en 1952, 5 el propósito de los Textos de las Pirámides era describir la “relación del difunto con dos dioses Osiris y el Sol”, y guiarlos a través de la vida después de la muerte como un espíritu glorificado.6 Entre otras cosas, los Textos de las Pirámides proveyeron información astronómica o cosmológica para ayudar a guiar al difunto en su viaje a la otra vida.7 “Ya que se basaba en el ciclo diario de la muerte y el renacimiento del sol, la propia vida después de la muerte se visualizaba como un viaje en compañía con el sol”. El camino del sol a través del cielo de este a oeste, conocido como eclíptica, fue concebido en la Pirámide de los Textos como un canal celestial o vía fluvial que dividía el cielo en los hemisferios norte y sur.8 De hecho, este canal o vía fluvial probablemente fue visto como “la contraparte celestial del Nilo”9. Las inscripciones de los Textos de las Pirámides hablan abiertamente del sol (o la barca solar) viajando a lo largo de esta vía fluvial celestial.10 Hay dos nombres para este canal celestial o vía fluvial (la eclíptica del sol) en los Textos de las Pirámides. La palabra común es mr-n-ḫꜣ y es traducida como “canal sinuoso” por el egiptólogo James Allen.11 Un segundo nombre menos común pero que aún es atestiguado para este mismo “canal sinuoso” en el Texto de las Pirámides se escribió de una manera que para la época de Abraham probablemente habría sido pronunciado de manera similar a shi-ne-hah (š[ỉ]-n-ḫꜣ).12 Aunque se alternan en los Textos de las Pirámides, las diferentes formas de deletrear el nombre se habrían probablemente considerado como sinónimos, 13 y por eso los egiptólogos de hoy suelen estandarizar la ortografía para leer todas las atestaciones del nombre de una manera más común (mr-n-ḫꜣ ).14 A pesar de esto, el nombre sobrevivió predominantemente como š(ỉ)-n-ḫꜣ, hasta los días de Abraham, en los textos conocidos hoy como los Textos de los Sarcófagos (que son, en parte, algo así como los “descendientes directos” de los Textos de las Pirámides).15

Uno de los jeroglíficos atestiguados para la eclíptica del sol (š[ỉ]-n-ḫꜣ) en los Textos de los Sarcófagos del antiguo Egipto.

De esta evidencia está claro que tanto š(ỉ)-n-ḫꜣ y mr-n-ḫꜣ están atestiguados como nombres de la eclíptica del sol. El último es más común en el Reino Antiguo (alrededor de 2686-2181 a. C.) pero el primero es más común en el Imperio Medio (alrededor de 2040-1782 a. C.) y, por lo tanto, en los días de Abraham. La escritura del nombre como se atestigua en los Textos de los Sarcófagos de los días de Abraham coincide bastante con la escritura de Shinehah en el Libro de Abraham. Lo que es más, el contexto en el Libro de Abraham es significativo ya que Shinehah (el sol) está colocado en un cosmos escalonado de cuerpos celestes jerarquizados (la luna, estrellas, etc.) que giran alrededor de la tierra a revoluciones más rápidas o más lentas dependiendo de su distancia relativa a la tierra (Abraham 3:4-9, 16-17).16 En otras palabras, el Libro de Abraham parece concebir la posición del sol en el cosmos de una manera similar a como se concibe en los antiguos textos egipcios: como un cuerpo celeste que atraviesa el cielo observado desde la superficie de la tierra.

Por lo tanto, mientras que la palabra egipcia para el sol en sí no es la misma que en el Libro de Abraham, 17 una de las palabras egipcias para la eclíptica del sol (el camino del sol a través del cielo) es como se atestigua en los días de Abraham. Esto, además de la orientación cósmica de Shinehah o el sol en el Libro de Abraham, que es similar a los antiguos puntos de vista egipcios, refuerza la creencia de que el texto es auténticamente antiguo.18

Otras lecturas

John Gee, “Abrahamic Astronomy”, en An Introduction to the Book of Abraham (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y Religious Studies Center, Brigham Young University, 2017), 115–120.

Hugh Nibley y Michael D. Rhodes, One Eternal Round (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 2010), 333–335.

Notas al pie de página

 

1 La identidad de este dios es incierta, pero hay varias posibilidades plausibles. Véase las exploraciones en Hugh Nibley, An Approach to the Book of Abraham (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS), 416–417; Hugh Nibley y Michael D. Rhodes, One Eternal Round (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 2010), 173–175; Robert F. Smith, “A Brief Assessment of the LDS Book of Abraham”, 24; Richard D. Draper, S. Kent Brown y Michael D. Rhodes, The Pearl of Great Price: A Verse-by-Verse Commentary (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2005), 251.

2 La edición 2013 de La Perla de Gran Precio publicada por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no proporciona una pronunciación estandarizada para Shinehah o los otros términos astronómicos en el Libro de Abraham.

3 Samuel A. B. Mercer, “Joseph Smith As An Interpreter and Translator of Egyptian”, Utah Survey 1 , no. 1 (septiembre de 1913): 33–34.

4 James P. Allen, trans., The Ancient Egyptian Pyramid Texts, ed. Peter Der Manuelian (Atlanta, GA: Society of Biblical Literature, 2005), 1.

5 Allen, The Ancient Egyptian Pyramid Texts, 2.

6 Allen, The Ancient Egyptian Pyramid Texts, 7–8.

7 Rolf Krauss, Astronomische Konzepte und Jenseitsvorstellungen in den Pyramidentexten (Wiesbaden: Harrassowitz Verlag, 1997).

8 Krauss, Astronomische Konzepte und Jenseitsvorstellungen in den Pyramidentexten, 14–66; Allen, The Ancient Egyptian Pyramid Texts, 9; John Gee, “Hypocephali as Astronomical Documents”, en Aegyptus et Pannonia V: Acta Symposii anno 2008, ed. Hedvig Györy y Ádám Szabó (Budapest: The Ancient Egyptian Committee of the Hungarian-Egyptian Friendship Society, 2016), 60.

9 Robert G. Bauval, “A Master-Plan for the Three Pyramids of Giza Based on the Configuration of the Three Stars of the Belt of Orion”, disertación en Egyptology 13 (1989): 10.

10 PT 334 (§543a–b), PT 548 (§§1345c; 1346a–c).

11 Allen, The Ancient Egyptian Pyramid Texts, passim, 444. PT 263 (§340d), PT 264 (§343a), PT 265 (§352a), PT 266 (§359b), PT 304 (§469a), PT 334 (§543b), PT 359 (§§ 594b–f; 596b; 599a–d; 600a–b), PT 504 (§1084b), PT 507 (§1102d), PT 522 (§1228b–c).

12 PT 437 (§802a), PT 512 (§1162c), PT 555 (§§1376c; 1377c), PT 569 (§1441a), PT 624 (§1759b), PT 697 (§2172c), PT 767 (§20). Hay alguna pregunta sobre la pronunciación original de la primera consonante en el nombre š (ỉ) -n-ḫꜣ. El jeroglífico utilizado para representar el sonido sh (š) (cf. Rainer Hannig, Ägyptisches Wörterbuch I: Altes Reich und Erste Zwischenzeit [Mainz: Verlag Philipp von Zabern, 2003], 1278–1279) también fue utilizado en el Antiguo Egipto (la forma del idioma egipcio en la que se escribieron los Textos de las Pirámides) para representar el sonido x (h). Quedan preguntas sobre si el glifo se pronunció originalmente sh (š) o x (). Véase la disertación en Antonio Loprieno, Ancient Egyptian: A Linguistic Introduction (Cambridge: Cambridge University Press, 1995), 34; James P. Allen, The Ancient Egyptian Language: An Historical Study (Cambridge: Cambridge University Press, 2013), 44–45; Grammar of the Ancient Egyptian Pyramid Texts (Gramática de los Textos de la Pirámide del Antiguo Egipto), Volume 1: Unis (Winona Lake, IN: Eisenbrauns, 2017), 25–26. En los días de Abraham, varios siglos después, el glifo se pronunciaba uniformemente como sh (š), por lo que, aunque la pronunciación original de esta ortografía del nombre sigue siendo debatida, la forma en que la palabra se representa en el Libro de Abraham con sh es completamente justificable. Desafortunadamente, debido a que la vocalización del egipcio antiguo aún es en gran parte desconocida, especialmente cuando se trata de las vocales, en este punto solo podemos dar aproximaciones o conjeturas fundamentadas sobre cómo se habría pronunciado š (ỉ) -n-ḫꜣ en los días de Abraham. Lo más importante para Shinehah en el Libro de Abraham es que las consonantes coinciden con š (ỉ) -n-ḫꜣ bastante bien. Sobre la vocalización del Imperio Medio, véase James P. Allen, Middle Egyptian: An Introduction to the Language and Culture of Hieroglyphs , 3rd ed. (Cambridge: Cambridge University Press, 2012), 18–21.

13 Esto podría explicar la extraña ortografía mr- {š [ỉ]} – n-ḫꜣ en PT 510 (§1138d).

14 Krauss, Astronomische Konzepte und Jenseitsvorstellungen in den Pyramidentexten, 15; James P. Allen, A New Concordance of the Pyramid Texts, Vol. 1: Introduction, Occurrences, Transcription (Providence, RI: Brown University Press, 2013), passim; también mr nḫꜣỉ en Allen, The Ancient Egyptian Pyramid Texts, 444.

15 “Winding Waterway” presentado por Raymond O. Faulkner, The Ancient Egyptian Coffin Texts, 3 vols. (Warminster: Aris and Phillips, 1973–1978), passim. CT 18 (I 53); CT 61 (I 259); CT 62 (I 270); CT 163 (II 405); CT 214 (III 174); CT 241 (III 326); CT 268 (IV 1); CT 285 (IV 35); CT 347 (IV 380); CT 393 (V 67); CT 418 (V 253); CT 473 (VI 15); CT 474 (VI 26); CT 479 (VI 42); CT 582 (VI 199); CT 905 (VII 111); CT 987 (VII 194); CT 1129 (VII 458). Atestiguado como mr-n-ḫꜣ en CT 305 (IV 59). El primer intento para compilar y publicar los Textos de los Sarcófagos fue realizado por el erudito francés Pierre Lacau a partir de 1904. Adriaan de Buck publicó la primera colección completa de estos textos entre 1935-1961. La primera traducción accesible al inglés del cuerpo completo (o casi completo) de los Textos de los Sarcófagos fueron los volúmenes publicados por Raymond Faulkner citados anteriormente.

16 John Gee, William J. Hamblin y Daniel C. Peterson, “‘And I Saw the Stars’: The Book of Abraham and Ancient Geocentric Astronomy”, en Astronomy, Papyrus, and Covenant, ed. John Gee y Brian Hauglid (Provo, UT: FARMS, 2005), esp. 7–8, 12.

17 La palabra para el sol en el antiguo egipcio es , la misma palabra para el nombre del dios del sol Ra.

18 Véase más en Nibley y Rhodes, One Eternal Round, 333–335, quienes propusueron una etimología para Shinehah derivanda de las palabras egipcias šnỉ (“rodear”) y nḥḥ (“eternidad”, “muchos”, “millones”, etc.) y de esta manera reconstruyen la palabra como *šn+ḥḥ (efectivamente, “un giro eterno”). Si bien esto es plausible etimológicamente, el principal inconveniente de este origen propuesto para la palabra Shinehah es que es hipotética y reconstruida, mientras que š (ỉ) -n-ḫꜣ está atestiguada. Nibley y Rhodes también captan correctamente el significado cosmológico del “movimiento del sol en relación con el de otros cuerpos celestes” en Abraham 3:13.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *