Por el Espíritu sois justificados

Perspectiva del Libro de Moisés #19

Moses 6:60, 63, 65–66

Con la contribución de Jeffrey M. Bradshaw y Matthew L. Bowen

En este artículo, dirigimos nuestra atención a la segunda frase en Moisés 6:60: "[P]or la sangre sois santificados". Dicho de manera sencilla, los individuos se vuelven "justos", en otras palabras, inocentes ante Dios y listos para una relación de convenio con Él cuando demuestran suficiente arrepentimiento para calificar para una "limpieza inicial del pecado"1 "por el Espíritu"2, habiendo así satisfecho las demandas de justicia en su nombre a través de la sangre expiatoria del Salvador.3 El Libro de Moisés registra que después de que Adán fue bautizado, habiendo cumplido el mandamiento, "el Espíritu de Dios descendió sobre él, y así nació del Espíritu, y fue vivificado [es decir, hecho vivo] en el hombre interior"4.

Gestos Simbólicos Divinamente Prescritos en las Ordenanzas

Los gestos simbólicos específicos han sido divinamente prescritos para la ordenanza de confirmación, así como para las ordenanzas subsiguientes de unción. Mientras que la forma del bautismo recuerda el simbolismo de la muerte y la resurrección, la imposición de manos sobre la cabeza5 que se utiliza en la confirmación sugiere una mirada retrospectiva hacia el relato bíblico de la creación de Adán en el que Dios "sopló en su nariz el aliento de vida 6". Con respecto a esto, también recuerda el relato en Juan 20:22, cuando Jesús "sopló [a sus discípulos] y les dijo: Recibid el Espíritu Santo". Como José Smith destacó la importancia de la manera en que se realiza el bautismo, describiéndolo como una "señal", así se refirió a la evocación simbólica del aliento de vida en "la imposición de manos", por la cual se da el Espíritu Santo, se realizan las ordenaciones, y los enfermos son sanados, como una "señal". Dijo claramente que si tales ordenanzas no se llevaban a cabo de la manera que Dios había designado, "fracasarían"7. En este contexto, podríamos recordar lo que Jesús dijo cuando Pedro quería que se lavara la cabeza y las manos además de los pies: "El que está lavado no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos"8. La respuesta del Señor a Pedro sugiere por qué, de manera similar, la imposición de manos sobre la cabeza dentro de varias ordenanzas equivale a una bendición para todo el cuerpo.

La recepción del "Aliento Divino" se asocia con el Estatus Real

Con respecto a las ordenanzas de la unción que están asociadas con la influencia santificadora del Espíritu Santo, las fuentes bíblicas y egipcias asocian la recepción del "aliento divino" no solo con una infusión de vida, sino también con el estatus real9. Por ejemplo, Isaías atribuye la presencia del Espíritu de Jehová a una unción mesiánica previa: el aceite de la unción, como el aliento divino, es un símbolo de nueva vida: "El espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ha ungido Jehová"10. La unción seguida de una derramamiento del Espíritu está documentada como parte de los ritos de realeza en el antiguo Israel, como cuando Samuel ungió a David y "el espíritu de Jehová vino con gran poder sobre David"11. Note que en la práctica israelita, como se ve en los ejemplos de David y Salomón, el momento en que el individuo fue hecho rey no necesariamente habría sido el momento de su primera unción. La unción culminante de David correspondiente a su investidura definitiva como rey fue precedida por una unción de príncipe previa. LeGrand Baker y Stephen Ricks describen otros "incidentes en el Antiguo Testamento donde un príncipe fue ungido por primera vez para convertirse en rey, y más tarde, después de haberse probado a sí mismo, fue ungido de nuevo, esta vez como rey real"12. Los Santos de los Últimos Días modernos pueden comparar esta idea con las promesas condicionales que reciben en asociación con todas las ordenanzas del sacerdocio, promesas que solo se cumplirán mediante su fidelidad continua. Enfatizando aún más la naturaleza anticipada y condicional de incluso una segunda unción real, Brigham Young explicó que "una persona puede ser ungida rey y sacerdote mucho antes de que reciba su reino"13. En la actualidad todavía se pueden ver vestigios del simbolismo de la unción, el estatus real y el Espíritu Santo reunidos. Por ejemplo, antes de las ceremonias británicas de coronación, en el rito más sagrado de ese servicio, el monarca es "despojado de… vestiduras", revestido de simple lino blanco y "oculto de la vista general" para ser "impregnado de gracia" a través de la unción del Arzobispo con aceite sagrado "en la mano, pecho y frente"14. La unción real descrita anteriormente recuerda la práctica en algunas tradiciones bautismales cristianas de "revertir los golpes de la muerte". Esta idea fue representada en el ritual por una unción especial con el "aceite de misericordia" antes (o a veces después) del "bautismo", ya que el candidato fue firmado en la frente, las fosas nasales, el pecho, las orejas y así sucesivamente15. Fue comúnmente aceptado por algunos cristianos que el precedente de tales unciones se remonta al principio de los tiempos. Por ejemplo, en la vida seudoepigráfica de Adán y Eva, podemos leer un incidente en el que Adán, mientras yacía en su lecho de muerte, pidió a Eva y Set que le trajeran aceite del Árbol de la Vida en el Jardín del Edén para que pudiera ser restaurado a la vida16.

Todos los cristianos están destinados a convertirse en "pequeños cristos"

Así como los ritos separados pero interrelacionados del bautismo y los lavamientos subsiguientes se difuminaron en el cristianismo primitivo, también las ordenanzas distintivas de confirmación para preparar a uno para recibir el don del Espíritu Santo y la unción sacerdotal separada se han confundido en algunas tradiciones religiosas. Por ejemplo, la liturgia armenia incluye dos unciones: "una con aceite no perfumado antes del bautismo y la otra, después de él, con el ‘myrón’ o aceite perfumado"17. De la revelación moderna se desprende claramente que así como el bautismo es la primera ordenanza salvadora administrada por la autoridad del Sacerdocio Aarónico, con ordenanzas posteriores de lavado del templo mirando retrospectivamente hacia atrás, así la confirmación del don del Espíritu Santo es la primera ordenanza administrada por el Sacerdocio de Melquisedec. De manera "interrelacionada" y "aditiva"18, las ordenanzas iniciativas del templo de lavado y unción hacen eco y se basan en las ordenanzas del bautismo y la confirmación. Sustanciando la idea de que las ordenanzas de la unción sacerdotal no estaban destinadas a ser restringidas solo a un pequeño subconjunto de discípulos, Tertuliano describió cómo en su día todos los cristianos recién "bautizados" fueron ungidos. Afirmó que esta era "una práctica derivada de la antigua disciplina, en la que al entrar en el sacerdocio, los hombres solían ser ungidos con aceite de cuerno, desde que Aarón fue ungido por Moisés. De donde Aarón es llamado ‘cristo’, del ‘crisma’, que es la unción [o aceite de unción]"19.La unción inicial no solo es retrospectiva, sino que también espera con anticipación las unciones confirmatorias subsiguientes y las bendiciones selladoras en las que los discípulos imitan a Cristo. De hecho, en Pseudo-Clemente de Roma, Los reconocimientos 1:45:2 definen el título griego "Cristo" (equivalente al hebreo "Mesías", que significa "Ungido") con referencia a una unción de aceite administrada por Dios mismo: "A pesar de ser el Hijo de Dios y el principio de todas las cosas, se hizo hombre; a Él lo ungió primero Dios con el aceite que se tomó de la madera del Árbol de la Vida: por esa unción se le llama Cristo"20. S. Lewis expresó sucintamente el principio detrás de la práctica de ungir a todos los cristianos: "Todo cristiano debe convertirse en un pequeño cristo. El propósito mayor de convertirse al cristianismo es sencillamente nada más que esto"21. La bendición gloriosa de ser ungido como rey, sacerdote e hijo de Dios, puede ser anticipada por todos los santos que reciben sus bendiciones del templo y "perseveran hasta el fin" en guardar sus convenios del templo. Cuando Jesús dijo, "Ven, … sígueme"22 lo dijo literalmente, como se expresa tan maravillosamente en el himno del mismo nombre:23
"Dejad venir los niños a mí". Con gran amor mandó así, y en Sus brazos los tomó y bendiciones Él les dio. Su gran ejemplo nos mostró; la senda Él nos indicó: "Venid a mí a descansar, en paz y gloria a morar".
Este artículo es una adaptación de Bradshaw, Jeffrey M. y Matthew L. Bowen. "‘By the Blood Ye Are Sanctified’: The Symbolic, Salvific, Interrelated, Additive, Retrospective, and Anticipatory Nature of the Ordinances of Spiritual Rebirth in John 3 and Moses 6". En Sacred Time, Sacred Space, and Sacred Meaning (Proceedings of the Third Interpreter Foundation Matthew B. Brown Memorial Conference, 5 November 2016), editado por Stephen D. Ricks y Jeffrey M. Bradshaw. "The Temple on Mount Zion 4, 43–237". Orem y Salt Lake City, UT: The Interpreter Foundation y Eborn Books, 2020, págs. 84–92.

Otras lecturas

Bednar, David A. "Siempre retendréis la remisión de vuestros pecados". Ensign 46, mayo de 2016, 59-62. https://www.churchofjesuschrist.org/study/general-conference/2016/04/always-retain-a-remission-of-your-sins?lang=spa. (consultado el 21 de abril de 2016). Bradshaw, Jeffrey M. y Matthew L. Bowen. "‘By the Blood Ye Are Sanctified’: The Symbolic, Salvific, Interrelated, Additive, Retrospective, and Anticipatory Nature of the Ordinances of Spiritual Rebirth in John 3 and Moses 6". En Sacred Time, Sacred Space, and Sacred Meaning (Proceedings of the Third Interpreter Foundation Matthew B. Brown Memorial Conference, 5 November 2016), editado por Stephen D. Ricks y Jeffrey M. Bradshaw. The Temple on Mount Zion 4, 43–237. Orem and Salt Lake City, UT: The Interpreter Foundation and Eborn Books, 2020, págs. 84–92. Nibley, Hugh W. 1986. Teachings of the Pearl of Great Price. Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies (FARMS), Brigham Young University, 2004, págs. 279–280.

Referencias

Anderson, Gary A. y Michael Stone, eds. A Synopsis of the Books of Adam and Eve 2da. ed. Society of Biblical Literature: Early Judaism and its Literature, ed. John C. Reeves. Atlanta, GA: Scholars Press, 1999. Baker, LeGrand L. y Stephen D. Ricks. Who Shall Ascend into the Hill of the Lord? The Psalms in Israel’s Temple Worship in the Old Testament and in the Book of Mormon. Salt Lake City, UT: Eborn Books, 2009. Barker, Margaret. 2016. The Lord Is One. Discurso público presentado en Varsity Theatre, en BYU, en Provo, Utah, November 9, 2016, co-patrocinado por BYU Studies, the Academy for Temple Studies y The Interpreter Foundation. En YouTube Mormon Interpreter Channel. Bednar, David A. "Limpios de manos y puros de corazón". Liahona 37, noviembre de 2007, 80-83. ———. "Siempre retendréis la remisión de vuestros pecados". Ensign 46, mayo de 2016, págs. 59-62. https://www.churchofjesuschrist.org/study/general-conference/2016/04/always-retain-a-remission-of-your-sins?lang=spa (consultado el 21 de abril de 2016). Bradshaw, Jeffrey M. Creation, Fall, and the Story of Adam and Eve. 2014 ed. actualizada. In God’s Image and Likeness 1. Salt Lake City, UT: Eborn Books, 2014. www.templethemes.net. Bradshaw, Jeffrey M., y David J. Larsen. Enoch, Noah, and the Tower of Babel. In God’s Image and Likeness 2. Salt Lake City, UT: The Interpreter Foundation and Eborn Books, 2014. www.templethemes.net. Bradshaw, Jeffrey M. y Matthew L. Bowen. ""By the Blood Ye Are Sanctified": The Symbolic, Salvific, Interrelated, Additive, Retrospective, and Anticipatory Nature of the Ordinances of Spiritual Rebirth in John 3 and Moses 6". En Sacred Time, Sacred Space, and Sacred Meaning (Proceedings of the Third Interpreter Foundation Matthew B. Brown Memorial Conference, 5 November 2016), editado por Stephen D. Ricks y Jeffrey M. Bradshaw. The Temple on Mount Zion 4, 43-237. Orem and Salt Lake City, UT: The Interpreter Foundation and Eborn Books, www.templethemes.net. Cyril of Jerusalem. ca. 347. "Five Catechetical Lectures to the Newly Baptized on the Mysteries". En Nicene and Post-Nicene Fathers, Second Series, editado por Philip Schaff y Henry Wace. 14 vols. Vol. 7, 144-57. New York City, NY: The Christian Literature Company, 1894. Reprint, Peabody, MA: Hendrickson Publishers, 1994. Hafen, Bruce C. The Broken Heart. Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1989. Hamilton, Victor P. The Book of Genesis: Chapters 1-17. Grand Rapids, MI: William B. Eerdmans Publishing, 1990. Hymns of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints. Salt Lake City, UT: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1985. Jones, F. Stanley, ed. An Ancient Jewish Christian Source on the History of Christianity: Pseudo-Clementine Recognitions 1.27-71. Society of Biblical Literature Texts and Translations 37: Christian Apocrypha Series 2, ed. Jean-Daniel Dubois y Dennis R. MacDonald. Atlanta, GA: Scholars Press, 1995. Lewis, C. S. 1942-1944. Mero cristianismo. Nueva York, NY: Touchstone, 1996. McConkie, Bruce R. "The law of justification". Improvement Era 59, June 1956, 419-20. https://archive.org/stream/improvementera5906unse#page/n53/mode/2up. (accessed October 15, 2016). Nibley, Hugh W. 1975. The Message of the Joseph Smith Papyri: An Egyptian Endowment. 2da. ed. Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2005. Nichols, Beverley. The Queen’s Coronation Day: The Pictorial Record of the Great Occasion. Andover, UK: Pitkin Unichrome, 1953. Pinkus, Assaf. "The impact of the Black Death on the sculptural programs of the pilgrimage church St. Theobald in Thann: New perception of the Genesis Story". Assaph: Studies in Art History 6 (2001): 161-76. ———. Workshops and Patrons of St. Theobald in Thann. Studien zur Kunst am Oberrheim 3, ed. Wilhelm Schlink. Münster, Germany: Waxmann, 2006. Pseudo-Clement. ca. 235-258. "Recognitions of Clement". En The Ante-Nicene Fathers (The Writings of the Fathers Down to AD 325), editado por Alexander Roberts y James Donaldson. 10 vols. Vol. 8, 77-211. Buffalo, NY: The Christian Literature Company, 1886. Reprint, Peabody, MA: Hendrickson Publishers, 2004. Smith, Joseph, Jr. The Words of Joseph Smith. Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1980. https://rsc.byu.edu/archived/words-joseph-smith-contemporary-accounts-nauvoo-discourses-prophet-joseph/1843/21-may-1843. (consultado el 6 de febrero de 2016). Smith, Joseph, Jr., Andrew H. Hedges, Alex D. Smith y Richard Lloyd Anderson. Journals: December 1841-April 1843. The Joseph Smith Papers, Journals 2, ed. Dean C. Jessee, Ronald K. Esplin y Richard Lyman Bushman. Salt Lake City, UT: The Church Historian’s Press, 2011. Smith, Joseph, Jr., Matthew J. Grow, Ronald K. Esplin, Mark Ashhurst-McGee, Jeffrey D. Mahas y Gerrit Dirkmaat. Council of Fifty, Minutes, March 1844-January 1846. The Joseph Smith Papers, Administrative Records 1, editado por Ronald K. Esplin y Matthew J. Grow. Salt Lake City, UT: The Church Historian’s Press, 2016. Smith, Joseph, Jr. 1902-1932. History of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints (Documentary History). 7 vols. Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1978. ———. 1938. Teachings of the Prophet Joseph Smith. Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1969. Stone, Michael E. "The angelic prediction". En Literature on Adam and Eve: Collected Essays, editado por Gary A. Anderson, Michael E. Stone y Johannes Tromp, 111-31. Leiden, Netherlands: Brill, 2000. Tertullian. ca. 197-222. "On baptism". En The Ante-Nicene Fathers (The Writings of the Fathers Down to AD 325), editado por Alexander Roberts y James Donaldson. 10 vols. Vol. 3, 669-79. Buffalo, NY: The Christian Literature Company, 1885. Reprint, Peabody, MA: Hendrickson Publishers, 2004. Wright, Nicholas Thomas. Justification: God’s Plan and Paul’s Vision. Downers Grove, IL: Intervarsity Press, 2009.

Notas sobre las figuras

Figura 1. © Museo de Arte de la Universidad de Brigham Young. Permiso otorgado con la amable asistencia de Clyda Ludlow y Trevor Weight, Departamento de Registro de MOA (Museum of Art por sus siglas en inglés). (Leyenda, Samuel 16:13.) Figura 2. http://www.tate.org.uk/art/artworks/blake-elohim-creating- adam-n05055 (8 de octubre de 2016). https://www.wikiart.org/en/ william-blake/and-elohim-created-adam-1795 (31 de enero de 2017). Dominio público. Figura 3. BBC – Coronation of Queen Elizabeth II, https://www.youtube. com/watch?v=w0wuIcGSD8g (consultado el 19 de noviembre de 2016), aproximadamente a las 1:07:53. Sin restricciones de derecho de autor conocidas. Este trabajo puede ser de dominio público en los Estados Unidos. Figura 4. Fotografía por Assaf Pinkus. En Pinkus, Impact, pág. 167 y A. Pinkus, Workshops, Illustration 63. Originalmente ubicado en el Heiligkreuz minster en Schwäbisch Gmünd, Alemania, portal sureste. Permiso previamente otorgado por el autor.

Notas al pie de página

1 D. A. Bednar, Siempre retendréis, pág. 61.

2 Moisés 6:60.

3 Véase B. C. Hafen, Broken, pág. 166. Cf. D. A. Bednar, Limpios de manos. Véase N. T. Wright, Justificación, para una visión perspicaz de la justificación que no es de los Santos de los Últimos Días. Élder Bruce R. McConkie explicó la justificación en términos de D y C 132:7 y 76:53 (B. R. McConkie, Law of Justification, págs. 419–420):

A principios de la década de 1830, cuando el Señor estaba hablando con el Profeta acerca de lo que se llama el nuevo y sempiterno convenio, es decir, acerca de la plenitud del Evangelio, reveló esta verdad aún más en relación con esta gran ley de la justificación, y creo que estas palabras son un perfecto resumen de toda la ley de todo el evangelio. El Señor dijo (DyC 132:7):

Todos los convenios, contratos, vínculos, compromisos, juramentos, votos, prácticas, uniones, asociaciones o aspiraciones que no son hechos, ni concertados, ni sellados por el Santo Espíritu de la promesa, así por el tiempo como por toda la eternidad, mediante el que ha sido ungido, y eso también de la manera más santa, por revelación y mandamiento, por conducto de mi ungido, a quien he nombrado sobre la tierra para tener este poder…ninguna eficacia, virtud o fuerza tienen en la resurrección de los muertos, ni después.

Una expresión más de las revelaciones tiene relación con esto. El Señor dijo (D y C 76:53):

el Santo Espíritu de la promesa, que el Padre derrama sobre todos los que son justos y fieles.

Ahora, justificar es sellar, o ratificar y aprobar; es evidente a partir de estas revelaciones de que cada acto que hacemos, si ha de tener un poder unificador y sellador en la eternidad, debe justificarse por el Espíritu. En otras palabras, debe ser ratificado por el Espíritu Santo; o en otras palabras, debe ser sellado por el Espíritu Santo de la Promesa. Todos sabemos que podemos engañar a los hombres. Podemos engañar a nuestros obispos o los demás oficiales de la Iglesia, a no ser que en el momento en que sus mentes estén iluminadas por el espíritu de revelación; pero no podemos engañar a Jehová. No podemos obtener de él una bendición no merecida. Llegará el día cuando todos los hombres obtendrán exactamente y precisamente lo que han merecido y ganado, sin añadir ni restar. No se puede mentir con éxito al Espíritu Santo. Ahora veámos una simple ilustración. Si un individuo obtiene una herencia en el mundo celestial, tiene que entrar por la puerta del bautismo, esa ordenanza se realiza bajo las manos de un administrador legal. Si él viene preparado por mérito, es decir, si él es justo y verídico, y obtiene el bautismo de manos de un administrador legal, se justifica por el Espíritu en el acto que se ha realizado; es decir, que sea ratificado por el Espíritu Santo, o porque está sellado por el Santo Espíritu de la Promesa. Como resultado, es de plena vigencia y validez en esta vida y en la vida venidera. Si una persona se aparta de la justicia y se apaga y se revuelca en el fango de la iniquidad, entonces se quita el sello, es por eso que tenemos este principio de que si alguien es indigno no puede obtener bendiciones. Jehová ha puesto una barrera que detiene el progreso de los injustos; ha colocado un requisito que debemos cumplir. Tenemos que ganar la aprobación y recibimos el poder santificador del Espíritu Santo, en esta vida y en la eternidad estamos cosechando las bendiciones que merecemos. Lo mismo que ocurre con el bautismo es en el caso del matrimonio. Si una pareja que es digna, una pareja que sean justos y verdaderos, y que entren en esa ordenanza bajo las manos de un administrador legal, un sello de aprobación se registra en el cielo. Entonces suponiendo que no se rompen después de que han sido sellados, en el supuesto que mantienen sus convenios y siguen adelante en la constancia y en la justicia, continúan en el otro mundo como marido y mujer; y en la resurrección, esa ordenanza llevada a cabo es de tal manera vinculante aquí tiene plena vigencia, eficacia y validez. Creo que tal vez esta doctrina, como casi todas las otras doctrinas que enseñamos en la Iglesia, nos lleva de nuevo a la misma conclusión central, que es obligatorio para nosotros guardar los mandamientos de Dios, si alguna vez esperamos heredar las bendiciones que ha prometido a los santos. Debemos recordarnos a nosotros mismos una y otra vez estas palabras (D y C 59:23):

[Q]ue el que hiciere obras ajustas recibirá su galardón, sí, la paz en este mundo, y la vida eterna en el mundo venidero.

4 Moisés 6:65. Debido a que el "bautismo" y la "remisión de pecados" ocurren juntos tan a menudo en referencias telescópicas de las Escrituras, el papel del Espíritu como el agente para el proceso de justificación es fácilmente olvidado. Sin embargo, una encuesta de las escrituras revelará que la "remisión de pecados" se menciona con más frecuencia en versículos que omiten cualquier mención del bautismo. En estas y otras referencias, la remisión de pecados típicamente se combina con los principios preparatorios de la fe o el arrepentimiento en lugar de con la ordenanza del bautismo en sí. Aunque el bautismo por la autoridad apropiada es un mandamiento que debe ser observado estrictamente para cumplir con el requisito divino para la entrada en el reino de Dios, no es sino el signo necesario y externo de la voluntad de uno de tomar sobre sí el nombre de Jesucristo y guardar sus mandamientos. Una frase significativa en D y C 20:37 explica con precisión que no es la ejecución de la ordenanza bautismal lo que limpia, sino más bien el hecho de que los individuos "verdaderamente manifiesten por sus obras que han recibido del Espíritu de Cristo para la remisión de sus pecados", un requisito que, de acuerdo con este versículo, claramente tiene la intención de preceder al bautismo en agua. En otras palabras, estrictamente hablando, no es el bautismo sino más bien el hecho de haber "recibido del Espíritu de Cristo" como resultado de la fe y el arrepentimiento lo que es responsable del poderoso "cambio de estado" con el cual los individuos son "obrados y limpiados por el poder del Espíritu Santo"-porque "por el Espíritu sois justificados" (Moisés 6:60).En los primeros días de la Iglesia, surgió una controversia entre José Smith y Oliver Cowdery en cuanto a la redacción de D y C 20:37. Oliver aparentemente creía que la remisión de los pecados no precede al bautismo, sino que lo sigue, y tuvo que ser corregido por el Profeta (véase J. M. Bradshaw et al., God ‘s Image 2, págs. 444–446). Lo que debe recordarse, sin embargo, es que la justificación (la remisión de los pecados) y la santificación (crecimiento en la santidad) son procesos complementarios y continuos (J. M. Bradshaw et al., By the Blood Ye Are Sanctified (TMZ 4), págs. 85–88). Ayudados por la preparación repetida y la participación en la ordenanza de la Santa Cena, podemos "Siempre retendréis (una justificación) la remisión de vuestros pecados" (D. A. Bednar, Siempre retendréis, pág. 62. Véase Moisés 4:11–12) y podemos "tener siempre el Espíritu del Señor para estar con nosotros" (ibid., págs. 61–62. Véase D y C 20:77, 79) para la obra progresiva de santificación.

5 Hechos 8:14–17; Artículos de Fe 1:4.

6 Moisés 3:7. En Génesis, dos palabras hebreas nishma (por ejemplo, Génesis 2:7; 7:22) y ruach (por ejemplo, Génesis 6:17; 7:15, 22) se asocian con el "aliento de vida". Mientras que el ruach se aplica a Dios, el hombre y los animales, el uso de nishma está reservado para Dios y el hombre solamente (V. P. Hamilton, Génesis 1-17, pág. 159).

7 J. Smith, Jr., Words, Wilford Woodruff Journal, 20 March 1842, pág. 108, ortografía y puntuación modernizada. Cf. J. Smith, Jr., Teachings, págs. 198–199. En este contexto, la declaración dice lo siguiente: ¿Cuál es el señal de la curación de los enfermos? La imposición de manos es la señal o camino marcado por Santiago (Santiago 5:14–15) y la costumbre de los santos antiguos según lo ordenado por el Señor (Hechos 8:18; 1 Timoteo 4:14; Hebreos 6:2), y no debemos obtener la bendición siguiendo ningún otro camino excepto el camino que Dios ha marcado. Qué pasaría si tratáramos de obtener el Espíritu Santo por cualquier otro medio que no sea la señal o el camino que Dios ha establecido. ¿Debemos obtenerlo? Por supuesto que no. Todos los demás medios fracasarían. Jehová dice haz esto y aquello, y yo bendeciré con eso y aquello. Hay ciertas palabras y signos clave que pertenecen al sacerdocio y que deben ser observados para obtener las bendiciones. La señal de Pedro era arrepentirse y ser bautizado para la remisión de los pecados, con la promesa del don del Espíritu Santo, y de ninguna otra manera se obtiene el don del Espíritu Santo. … Si (Cornelio) no hubiera tomado (estos) signos (u) ordenanzas sobre él… y hubiera recibido el don del Espíritu Santo, por la imposición de manos, de acuerdo con el orden de Dios, no podría haber curado a los enfermos o mandado a un espíritu malo para salir de un hombre, y que le obedeciera [cf. Moisés 1:21: "Moisés recibió fuerza, e invocó a Dios, diciendo: En el nombre del Unigénito, retírate de aquí, Satanás".] porque los espíritus podrían haberle dicho, como hicieron con los hijos de Esceva: "A Jesús conozco y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?" [ver Hechos 19:13–15].

8 Juan 13:10.

9 Por ejemplo, Lamentaciones 4:20. Véase V. P. Hamilton, Génesis 1-17, págs. 158 a 159.

10 Isaías 61:1, énfasis añadido. Véase también Lucas 4:17–22.

11 1 Samuel 16:13. Margaret Barker describe más detalladamente la bendición del espíritu del Señor que está destinada a ser dada en la unción, y escribe (M. Barker, Lord Is One): El aceite de la santa unción fue utilizado solo en el templo. Cualquier imitación para uso personal estaba prohibida (Éxodo 30:31–33). El significado del aceite se encontraba solo dentro de las enseñanzas del templo, y cualquier uso secular no tendría sentido. Esto se debió a que el aceite impartió conocimiento. El entendimiento de la santidad en el templo incluía la iluminación de la mente. Isaías dijo que cuando el rey fue ungido, recibió el espíritu del Señor, es decir, el espíritu que lo transformó en el Señor. Recibió el espíritu [es decir, el ángel] de sabiduría, de entendimiento, de consejo, de poder, de conocimiento y de reverencia debido al Señor ("el temor del Señor"). Su perfume [no "deleite"] sería la reverencia debida al Señor (Isaías 11:2–3). En otras palabras, el ungido retuvo el perfume del aceite, y esto lo identificó como el Señor. Pablo dijo que los cristianos estaban esparciendo el perfume del conocimiento del Ungido, lo cual no significaba conocer a Jesús; significaba tener el conocimiento que Jesús tenía porque Él era el Ungido (2 Corintios 2:14).

12 L. L. Baker et al., Who Shall Ascend, pág. 353. Véase también la discusión adicional en las páginas 354–358 y, por ejemplo, 1 Samuel 10:1, 15:17, 16:23; 2 Samuel 2:4, 5:3; 1 Reyes 1:39; 1 Crónicas 29:22. Cf. J. M. Bradshaw, God ‘s Image 1, págs. 519–523.

13 Citado en J. Smith, Jr., Documentary History, 6 de agosto de 1843, 5:527. Para las descripciones de la restauración de José Smith de la ordenanza de la "segunda unción" y los oficios de "reyes y sacerdotes al Dios Altísimo" en Nauvoo, véase J. J. Smith, Jr. et al., Journals, 1841-1843, pág. xxi; J. Smith, Jr. et al., Council of Fifty Minutes, págs. xxxviii–xxxvix. José Smith explicó que este oficio "no tenía nada que ver con las cosas temporales, sino que estaba relacionado con el reino de Dios" (ibid., pág. xxxviii)

14 B. Nichols, Coronation, págs. 18, 14. Para más información sobre abluciones y unción de reyes en otras culturas, véase S. D. Ricks et al., King, págs. 241 a 44, 254 a 255. Veáse también J. M. Bradshaw, God’s Image 1, Excursus 52: Washing, Anointing, and Clothing Among Early Christians, pág. 661.

15 H. W. Nibley, Message (2005), pág. 174. Cf. Cyril of Jerusalem, Five, 21:1–6, 7:149–150.

16 Véase G. A. Anderson et ál., Synopsis, págs. 33 a 45.

17 M. E. Stone, Angelic Prediction, pág. 125.

18 D. A. Bednar, Siempre retendréis, pág. 62.

19 Tertuliano, Bautismo, 7, pág. 672. Margaret Barker observa (M. Barker, Lord Is One): Todos (los primeros) cristianos eran … ungidos—el nombre significa ungidos—y por eso eran herederos del papel del sumo sacerdote: "Sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa" (1 Pedro 2:9).

20 Pseudo-Clement, Recognitions, pág. 89. Cf. F. S. Jones, Recognitions (1995), págs. 76–77.

21 C. S. Lewis, Mero Cristianismo, pág. 154.

22 Mateo 19:21. Cf. Mateo 16:24; Marcos 8:34, 10:21; Lucas 9:23, 18:22; Juan 21:22; Alma 5:57; D y C 38:22.

23 Himnos (1985), Himnos (1985), Ven, sígueme, #116, versículos 4 y 6.

Letra capital Necesito ayuda Historial del navegador de configuración de publicaciones Cambios en la vista previa del modo responsivo ACTUALIZACIÓN DE LAS OPCIONES DE GUARDADO